COLECCIÓN LUIS FELIPE CORDERO

En un edificio del barrio de Alonso de Córdova encontramos el departamento de Luis Felipe Cordero, un espacio en el que el protagonismo se lo lleva las obras de arte, ocupando todos los muros y rincones de este lugar.

Cordero comenzó coleccionando libros a los 14 años -su primera obsesión como coleccionista-, que lo llevó a conseguir primeras ediciones y piezas únicas de clásicos de la literatura de diversos autores. Ahí, dentro de aquellas páginas descubrió las ilustraciones "conectándose con lo visual" -comenta-, descubrimiento que lo incitó a comprar sus primeras obras, enfocando su interés en el arte contemporáneo y poniéndose la meta de descubrir cuales serán los principales artistas del mañana.

"Toda obsesión conlleva un caos y la obsesión de los coleccionistas es el caos del recuerdo" nos dice, explicando la naturaleza que lo ha motivado a tener una colección con más de 150 obras hasta la fecha.

Registro fotográfico: Cristián Aninat