ESTUDIO BRAVO

Era el 2004, y con tan sólo 22 años, el diseñador industrial Rodrigo Bravo inauguraba su taller de diseño en una pequeña oficina de Providencia. Catorce años después, ese taller continúa funcionando bajo el nombre de “Bravo!” en una antigua casa de Vitacura.

Mostrándonos parte de sus investigaciones, creaciones y nuevos proyectos, el diseñador nos cuenta que uno de los pilares fundamentales de este estudio es su filosofía: “Todo nuestro trabajo gira en torno a la lógica de la carpintería tradicional... Ofreciendo piezas interpretables y de uso abierto que pretenden apelar a la simpleza, rescatando metodologías desde la innovación” señaló Bravo.

Dirección: Estudio Bravo · Alvar Aalto 1170, Vitacura.

Registro fotográfico: Sebastián Mejía.