‘Esta alianza es el intercambio de dos mundos, que juntos pueden hacer mucho por el desarrollo de nuestra cultura’


30 octubre, 2020 Por antenna

En Noticias
30 octubre, 2020
En Noticias
Por antenna

Antenna ha estado a cargo de la gestión en un inédito proyecto que tiene las obras de 39 autores locales en el catálogo online de Falabella. Un proyecto cuya idea original surgió desde la propia multitienda y la Corporación 3xi, y que tiene como principal asesor, gestor y coordinador a una fundación que busca impulsar el arte en el país convocando la participación activa de personas, empresas e instituciones. ‘Quisimos hablar desde la fotografía por su cercanía y transversalidad’, dice su director corporativo, Alfonso Díaz –periodista y reconocido coleccionista de arte–.

Entrevista a Alfonso Díaz en Diario La Segunda. Octubre 2020

El 15 de octubre, la multinacional Falabella incluyó una nueva categoría entre sus productos de venta online: el arte. Desde entonces, es posible adquirir obras de autores como Carla Mckay, Felipe Muñoz y Sebastián Leal, entre otra treintena de nombres que no suelen formar parte del circuito tradicional de grandes galerías y exhibiciones. A ellos se suman otros experimentados como Leonora Vicuña o Jorge Brantmayer.

Un proyecto cuya idea original surgió desde la propia multitienda y la Corporación 3xi, y que tiene como principal asesor, gestor y coordinador a Antenna, una fundación que busca impulsar el arte en el país convocando la participación activa de personas, empresas e instituciones.

‘Llevamos más de un año trabajando juntos’, dice su director corporativo, Alfonso Díaz –periodista y reconocido coleccionista de arte–. Tiempo en el que, según detalla, se analizaron experiencias nacionales e internacionales de compañías que se vincularon ‘de forma seria’ con las artes visuales, y se desarrollaron propuestas para el corto, mediano y largo plazo.

‘Esta alianza es el intercambio de dos mundos, que juntos pueden hacer mucho por el arte y la cultura de nuestro país’, asegura el también cofundador de la organización.

– La aproximación hasta ahora es a través de la fotografía. ¿Por qué optaron por este formato?

Quisimos hablar desde la fotografía por su cercanía y transversalidad. Hoy, gracias a los celulares y redes sociales, todos nos sentimos familiarizados con este formato, a diferencia de otras disciplinas de las artes visuales. Desde la fotografía podemos hablar del inmenso universo de artistas presentes hoy en todo Chile.

– ¿Qué experiencias revisaron durante la investigación?

Presentamos muchos ejemplos de alianzas entre arte y empresas, como Swatch y la Bienal de Venecia, UBS y Art Basel, Minera La Escondida y Teatro a Mil. Casos de empresas de retail como Harrods que se han vinculado con la comercialización de arte, siempre teniendo validadores que los respalden.

El proyecto tiene grandes validadores: Antenna, Matías Allende, Paz Errázuriz, Tuco Bascuñán, Jorge Brantmayer y Leonora Vicuña, junto a 38 artistas.

– ¿Cómo fue la curatoría?

Era muy importante, a la hora de desarrollar un proyecto de esta magnitud, que existiese absoluto respeto por la cadena de valor del arte. El rol del curador era clave tanto para el desarrollo del relato como en la selección de los artistas.

Matías Allende, curador de Arte Latinoamericano, hizo un trabajo formidable con una curatoría muy cercana y sin pretensiones, tomando los tópicos con los que nace la historia del arte, más específicamente la pintura, que son paisaje natural, paisaje urbano y retrato.

Otros elementos destacables de esta muestra es que el 80% de los artistas participantes no tiene representación en galerías de arte, el 40% vive en regiones y hay equidad de género.

Este es un proyecto que, principalmente, apoya a artistas que no están en el circuito oficial del arte. Como es una selección que aborda la fotografía, invitamos en calidad de asesora a Paz Errázuriz, reconocida fotógrafa chilena y premio nacional de Arte 2017. Además, quisimos destacar a dos artistas, por su trayectoria en el medio, como son Leonora Vicuña y Jorge Brantmayer.

– ¿Cómo han reaccionado los artistas y el público a este proyecto?

El proyecto ha sido un éxito. Desde su lanzamiento, hemos recibido un centenar de solicitudes de artistas que quieren formar parte de esta iniciativa. Además se han vendido muchas obras.

Pronto tendremos desde Falabella una data muy interesante para el mundo del arte, ya que una de las cosas que más necesitamos es tener un mayor conocimiento sobre el consumo cultural de los chilenos.

El arte es lo que nos une

– ¿Cómo evalúas el estado actual del arte en el país, considerando el efecto de la pandemia?

Sin duda este año ha sido muy complejo. Habiendo cerrado tantos espacios, se pierden las principales plazas de circulación, exhibición y comercialización del arte.

Hoy es clave impulsar nuevos espacios que permitan a los artistas continuar con su investigación y producción artística. Destaco tremendamente que este proyecto se haya impulsando en un momento tan necesario para nuestra escena.

– ¿Cuesta que se valore el arte local?

Creo que hay un paso antes de valorizar el arte y que tiene relación con su injerencia hoy en el país. El arte y la cultura son claves en el desarrollo social, tienen que estar presentes en nuestra educación desde la infancia. El arte nos une, es un relato que nos entrega identidad y arraigo.

– ¿Por qué el retail para democratizar el arte?

Este proyecto viene a contribuir a acercar el arte a nuevas audiencias y es posible gracias a la gran escala y plataformas que tiene Falabella.

Soñábamos con desarrollar un proyecto que tuviese alcance nacional y poder hablarles a nuevos públicos que quizás no han tenido la posibilidad de ver o interactuar con el arte chileno.

– De cara a una nueva Constitución, ¿cuáles son los desafíos del arte?

El gran desafío de nuestra escena es visibilizar los beneficios que tiene el arte y la cultura en la sociedad.

Esto quedó demostrado con la pandemia. Qué habría sido de gran parte de nosotros sin películas, series, obras de teatro en línea, música, exposiciones virtuales, libros. No podemos seguir mirando a la cultura como mero entretenimiento o algo estético, cuando juega un rol clave en el desarrollo y bienestar social.