La historia no contada de Voluspa Jarpa en la Bienal de Venecia

29 enero, 2020 Por antenna

En Colaboraciones
29 enero, 2020
En Colaboraciones
Por antenna

Voluspa Jarpa participó de la 58ª Bienal de Venecia. En ella expuso Altered Views, una reflexión que gira en torno a la hegemonía cultural europea y estadounidense sobre regiones no eurocéntricas. Antenna fue un motor clave de este hito del arte chileno.

La destacada artista chilena Voluspa Jarpa y el curador español y ex director del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), Agustín Pérez Rubio fueron los protagonistas que representaron a Chile en un evento tan importante como es la Bienal de Venecia.

El camino no fue fácil. Había una serie de etapas que cumplir para hacer ese sueño realidad. Una de ellas, era la gran barrera del financiamiento y otra, el arduo trabajo de producción que conllevaba. Voluspa necesitaba ayuda, eso estaba claro. Y entonces, acudió a Antenna. Antes de presentarse en la Bienal, Voluspa había sido el primer proyecto de la fundación.

Foto: Voluspa Jarpa, Ministra Consuelo Valdés y Agustin Pérez Rubio

Tres años después fue Antenna quien lideró el grupo que conformaría la primera colaboración público-privada, tanto en producción como en financiamiento, de un proyecto chileno en esta muestra internacional.

En su obra, Jarpa buscó explorar «cómo se configura la mirada modernista, eurocentrista y colonial que luego se expande a Estados Unidos, y que construye el menosprecio simbólico que se impone como sometimiento político, cultural y económico en las regiones no eurocéntricas» Para eso, la propuesta museográfica de Voluspa se construyó en base a “casos” que buscaban interpelar al espectador, con el objetivo de cuestionar la mirada hegemónica del público frente a los grandes relatos históricos.

La artista también se reunió en privado junto a los socios donantes de Antenna para agradecerles a aquellos que hicieron posible que Altered Views aterrizara en las tierras italianas. El encuentro se realizó el pasado martes 6 de enero, donde Voluspa le regaló a cada uno de los 20 socios una obra que creó especialmente para ellos.