El arte quiere reconquistar los proyectos inmobiliarios

4 abril, 2019 Por antenna

En Noticias
4 abril, 2019
En Noticias
Por antenna

En los años sesenta y setenta era común que los edificios contaran con obras en los más diversos soportes. Una tradición que comienza a cobrar nueva vida.

Revisa la nota que nos publicaron en El Mercurio (31/03/19)

El arte debiera tener un papel cada vez mayor en los proyectos inmobiliarios. «Las intervenciones de artistas en estos espacios son el resultado de procesos creativos innovadores e interdisciplinarios que tienen un propósito claro: aportar a la calidad de vida de las personas desde el arte, a través de obras pensadas específicamente para el lugar», afirman los directivos de Fundación Antenna, que se creó en el año 2015 para promover y fomentar el desarrollo de las artes visuales en Chile.

«Los proyectos artísticos de la inmobiliaria Indesa, en alianza con Fundación Antenna, comienzan con un cruce entre artistas, arquitectos y paisajistas, quienes abordan en conjunto la naturaleza del lugar y buscan potenciar la relación entre personas, entorno y ciudad. Además, estas intervenciones permiten a los artistas trabajar a gran escala, más allá del formato más clásico para galerías, enriqueciendo el espacio público o los espacios comunitarios donde se emplazan».

Señalan que «para los artistas es un desafío interesante, al permitirles desplazarse más allá de sus prácticas más habituales. Los lleva a proyectar sus obras en espacios donde habrá un vínculo permanente con los habitantes del lugar o personas que circulan en espacio público, todo lo cual aporta a la integración entre arte y sociedad», indican.

Es el caso, señalan, del proyecto Viñas de Chicureo, de Indesa, donde se está emplazando la intervención artística «Los caminantes», de la escultora Marcela Correa, la cual se integra en una plaza y será parte del espacio público del proyecto.

Y en el edificio de Riesco Leguía, de la misma inmobiliaria, el arte se va a instalar principalmente en el exterior del edificio, donde también se genera un diálogo con la calle, con los transeúntes, y no necesariamente solo con las personas que habitarán el edificio». Javier Toro Blum y Benjamín Ossa fueron los artistas elegidos.

Trabajo conjunto

En ambos casos, explican, «son instalaciones de gran escala, que han sido desarrolladas a partir del concepto de obras de «sitio específico». Es decir, una obra pensada, proyectada, calculada y emplazada desde su génesis para el lugar donde se va a emplazar, todo lo cual ha sido abordado entre el artista, arquitecto, paisajista y los directores del proyecto».

Afirman en Fundación Antenna que al ser proyectos que se van definiendo en conjunto, de forma interdisciplinaria, «se puede decir que, de alguna manera, tienen un carácter de obra colectiva finalmente, a pesar de que tenga a un artista-autor por detrás que lidera el concepto, el simbolismo, el lenguaje y la estética de la pieza».

Acciones como estas, señalan, permiten recobrar una mirada de la arquitectura que ha tenido períodos muy dinámicos.

«Hay un rescate de estas prácticas, que están en la memoria de la historia de la arquitectura, el diseño y el arte en Chile, como el caso del edificio de la UNCTAD (actual GAM), que se construyó a principios de los años setenta, que se realizó por medio de una visión de trabajo interdisciplinario».